A plena luz del día, en el barrio de Palermo de Buenos Aires, 6 hombres violaron en grupo a una joven de 20 años. Mientras dos de ellos vigilaban, los otros 4 abusaban de la víctima. Todo ocurrió en el interior de un automóvil y fueron vecinas y vecinos de la zona quienes dieron aviso a la policía y rescataron a la víctima. El hecho produjo una conmoción generalizada y en las redes se viralizaron fotos mostrando las caras de los violadores con sus nombres y apellidos. La violencia machista y la impunidad de abusadores y femicidas ya no se aguantan. Sin embargo, un hecho tan aberrante como el que ocurrió el martes 1 de marzo merece no solo el repudio y la indignación social, sino el accionar urgente y ejemplar de la justicia.

Elizabeth Gómez Alcorta, Ministra de Mujeres, Género y Diversidad de la Nación, se refirió a lo ocurrido y señaló que “no se trata ni de hechos aislados, ni de hechos que estén vinculados a personas, varones, con algún problema en particular”. En este sentido agregó “no son monstruos, son varones socializados en esta sociedad” y remarcó la importancia de la Educación Sexual Integral (ESI) para que haya un cambio.

Ese mismo día hubo una marcha convocada por familiares y allegadas de la víctima para pedir que se haga justicia y para sensibilizar sobre los abusos. Por su parte la Universidad Nacional de San Martín suspendió a dos de los acusados que asisten a esa casa de estudios. El repudio generalizado se hizo sentir en todas partes y le subieron el volumen a debates sobre varones violadores, animales o monstruos, la importancia de la educación y la necesidad de deconstruir una cultura de la violación.  

Por la brutalidad con la que comenzamos marzo y en vísperas de un nuevo 8M no deberíamos olvidar dos casos significativos que se reavivaron en los últimos días: el femicidio de Chiara Páez por parte de Manuel Mansilla y la violación que sufrió la joven bombera por parte del ex Director de Defensa Civil, Diego Concha.

Chiara y Luana todavía duelen

La Corte Suprema de Justicia de Santa Fe anuló la pena otorgada a Manuel Mansilla por el femicidio de Chiara Páez en 2015 y ordenó que se establezca una nueva penalidad. El femicida fue condenado a 21 años y 6 meses de prisión, pero ahora podría aplicársele una sanción correspondiente a la tentativa de homicidio (10 a 15 años de prisión) debido a que era menos de edad al momento del crimen. De esa manera, Mansilla contaría con salidas transitorias, dado a ya estaría cumpliendo la mitad de la condena.

El caso de Chiara Paéz fue significativo, no solo por la brutalidad sino porque generó un rechazo social que colmó las calles de más de cien ciudades del país bajo una misma consigna signada por la bronca y el dolor, dando origen al movimiento Ni Una Menos. Sin embargo, febrero comenzó con la noticia de la anulación de la condena dictada a su femicida, lo que se une a un correlato de acciones por parte de la justicia que dejan en evidencia la falta de perspectiva de género.

En Córdoba, el suicido de Luana Ludueña (26) se muestra como reflejo de la impunidad de su violador, el ex-funcionario provincial Diego Concha. La joven, víctima de violencia sexual, decidió realizar la denuncia correspondiente y su vida se volvió un calvario por las amenazas y hostigamientos a los que fue sometida. El abogado de la familia solicitó un cambio de carátula de la causa, para que sea considerada un homicidio en ocasión de abuso sexual, tomando como antecedente el caso de Sathya Aldana.

La violencia, el machismo y su vínculo con el poder quedaron claramente expresadas: Concha ocupaba el cargo de Director de Defensa Civil de la Provincia, fue apartado y detenido y, sin embargo desde el Poder Ejecutivo las referencias al hecho fueron mínimas. En el discurso de apertura de sesiones de este año, encabezado por el Gobernador Juan Schiaretti reinó el silencio y la hipocresía, no hubo una sola palabra sobre su funcionario acusado de violación.

Son muchos los casos en los que la Justicia continúa actuando en desmedro de las víctimas de violencias machistas y las consecuencias son profundas y dolorosas. Las cifras de femicidios no disminuyen, tampoco las denuncias sobre otros tipos de violencias y, sin un Poder Judicial que responda a la altura de las circunstancias, la solución está lejos aún.

Los números de la violencia

Según el Observatorio Lucía Pérez, desde que comenzó el 2022 hasta el 2 de marzo, se registraron 60 femicidios y travesticidios en el país. Las tentativas de femicidio son 30 y se cuentan 74 desaparecidas. Mientras que son 52 los y las huérfanas/os por femicidios. Estos números resumen el extremo de la violencia machista en nuestro país y parece no haber una disminución con respecto al 2021.

De ese total de femicidios, 9 corresponden a la Provincia de Córdoba. Los casos que se registraron en Córdoba fueron los siguientes, según información extraída del Observatorio mencionado:

  • 12/01 Elizabeth Alejandra Boix (61) fue encontrada sin vida, luego de haber sido ahorcada por su ex pareja Juan Pascual Tiglio. El hecho ocurrió en barrio Arguello de la capital cordobesa.
  • 14/01 Leonela Moyano (31) fue asesinada de un disparo por su pareja, Ángel Sosa, en el barrio Marqués Anexo.
  • 14/01 Virginia Avaca (32) fue ahorcada por Diego Altamirano, quien era su pareja. Sus hijos fueron testigos del crimen ocurrido en un barrio de la capital cordobesa.
  • 19/01 Mónica (no se da a conocer el apellido) (59) fue encontrada sin vida en su departamento de barrio General Paz. Su pareja fue acusado de abandono de persona seguido de muerte.
  • 21/01 Luana Ludueña (26) la joven se suicidó luego de haber denunciado por violación e su ex jefe, Diego Concha, y de haber recibido numerosas amenazas y hostigamientos por parte de allegados de su abusador.
  • 22/01 Laura Lidia Palacios (50) su cuerpo fue encontrado sin vida al costado de la ruta en la localidad de Balnearia. Luego de unos días su pareja, Silverio José Roldán, confesó haberla apuñalado.
  • 26/01 Daniela Roxana Herrera (47), su hijo, Máximo Agustín Herrera, está acusado por homicidio agravado por el vínculo. El femicidio ocurrió en el barrio Villa Urquiza de Córdoba Capital.
  • 29/01 Oriana Gianinni (21) su ex pareja, Nicolás Agustín Zavala, la degolló en el baño de su casa, en la ciudad de Río Cuarto.
  • 06/02 Susana del Valle Sosa (62) fue asesinada a golpes en su casa de Villa Carlos Paz. El sospechoso es su yerno, quien había mantenido una discusión son su hija Liliana.


Comentarios

comments

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

six + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.